Asume ciertos procesos complementarios que no forman parte del giro principal del negocio, permitiendo la concentración de los esfuerzos de su empresa, en las actividades esenciales a fin de obtener competitividad y resultados tangibles, logrando así, agilizar y economizar los procesos productivos para el cumplimiento eficiente del objeto social de su compañía, de modo que su empresas se centren en lo que les es propio.